Con “la quema del capataz Juan Delís” en Barrancas cierra la edición homenaje al Festival del Caribe

La edición homenaje al Festival del Caribe, que comenzó aquí el pasado 3 de julio, finalizará hoy con la simbólica “quema del capataz Juan Delís” en la zona de Barrancas, municipio de Palma Soriano.

Como parte de la semana santa haitiano cubana en esa área rural palmera, la ceremonia mágico religiosa constituyó la base de lo que, trasladado al  Festival del Caribe, se convirtió en la tradicional Quema del Diablo cada 9 de julio, o sea el cierre de la también conocida como Fiesta del Fuego.

Después de 39 ediciones ininterrumpidamente, este 2020 la pandemia del nuevo coronavirus llevó a los organizadores del festejo caribeño a trasladar la edición 40 para julio de 2021, conservando la dedicatoria a Belice, como país invitado de honor, y a las cuatro décadas de los estudios de grabaciones Siboney, de la Egrem, en Santiago de Cuba.

Precisamente, esta edición homenaje ha cumplido un programa en el que se combinaron actividades presenciales  y otras online, entre estas el Salón del Caribe, en parte virtual más la premiación en la Galería Oriente, frente al Parque Céspedes, ocasión en que el Centro Provincial de las Artes Plásticas homenajeó al Festival y al escultor Alberto Lescay Merencio por lo que su obra ha significado para el festejo.

También, la edición incluyó un homenaje a los médicos santiagueros que estuvieron luchando contra la COVID-19 en Lombardía, Italia, y a los productores de medicamentos, representados aquí por el colectivo de trabajadores de los Laboratorios Farmacéuticos Oriente.

Igualmente, se hizo un fórum online sobre los efectos de la pandemia en la circulación cultural en el Caribe.

Según explicó Orlando Vergés, director de la Casa del Caribe, antes del triunfo de la Revolución Cubana la comunidad haitiana asentada en Barrancas, sufrió vejámenes por partida triple: por ser negros; por ser extranjeros; por tener que vender su trabajo por una remuneración insignificante.

Juan Delís simbolizó las acciones más crueles contra la comunidad haitiano cubana en Barrancas y “su quema alegóricamente” durante las celebraciones mágico religiosas eran una muestra de resistencia de esa población ubicada en el municipio de Palma Soriano. La tradición cultural ha perdurado.

Sobre la referencia al Diablo en el Festival, está claro que Lucifer vino con los colonizadores europeos pues las comunidades autóctonas en el archipiélago cubano no lo conocían; fue introducido por los colonialistas.

Por lo precedente, en la Fiesta del Fuego se “quema al Diablo” por donde entró: a orillas del mar, una ceremonia inspirada en la incineración del capataz Juan Delís.

“Felizmente, esta edición homenaje mostró la necesidad de no crear falsas expectativas por lo logrado online”, añadió Vergés.

 “Lo que legitima al Festival, a la cultura popular, es la participación ´en vivo´, ´in sito´ de las comunidades caribeñas, por eso tenemos que restituir el movimiento cultural en el país y el Caribe frente a la COVID-19.”

Este pronunciamiento netamente santiaguero fue dado a conocer en un encuentro con las autoridades del territorio, la vanguardia artística, y fundadores del Festival.

El Director de la Casa del Caribe recordó, cómo a lo largo de 40 años del festejo, el apoyo de la Cultura ha sido determinante, y entre varios nombres mencionó a Raulicer García Hierrezuelo, actual director  del sector; a Pedro López Cerviño, poeta, director de Cultura, y trabajador de la Casa caribeña, lamentablemente fallecido.

También, destacó el apoyo de las autoridades palmeras, Cultura y el Intendente para realizar la ceremonia en Barrancas; el Tele Centro Palma, por ejemplo, garantizará el flujo informativo de la “quema de Juan Delís”.

“Quiero significar –señaló Vergés- que esta edición homenaje ha sido posible por el control de Salud Pública, las autoridades y la población sobre el nuevo coronavirus; estos y otros resultados confirman que ese es el camino para conseguir el restablecimiento del circulación cultural en Santiago de Cuba y la región del Caribe.”

Fuente: Sierra Maestra

Categoría: 

Con “la quema del capataz Juan Delís” en Barrancas cierra la edición homenaje al Festival del Caribe

La edición homenaje al Festival del Caribe, que comenzó aquí el pasado 3 de julio, finalizará hoy con la simbólica “quema del capataz Juan Delís” en la zona de Barrancas, municipio de Palma Soriano.

Como parte de la semana santa haitiano cubana en esa área rural palmera, la ceremonia mágico religiosa constituyó la base de lo que, trasladado al  Festival del Caribe, se convirtió en la tradicional Quema del Diablo cada 9 de julio, o sea el cierre de la también conocida como Fiesta del Fuego.

Las artes plásticas en el Festival del Caribe

El Taller de Artes Plásticas en el Festival del Caribe lo coordina Luisa María Ramírez Moreira, investigadora y especialista en el Centro Provincial de Artes Plásticas en Santiago de Cuba. Luisa brinda detalles de la historia del taller y de esta Edición Homenaje de la Fiesta del Fuego:

Palabras de inicio de la Edición Homenaje del Festival del Caribe por Orlando Vergés

Escrita por Orlando Vergés Martínez, Director de la Casa del Caribe

Cuando me disponía a escribir estas breves palabras, la cifra de personas contagiadas en el mundo por el nuevo coronavirus sobrepasaba los 8 millones, y más de 400 mil habían fallecido. Pese a que la humanidad día tras día registra cifras superiores y alarmantes de muertes y desgracias humanas de todo tipo, las generaciones que hoy convivimos en el planeta, no habíamos experimentado cosa similar. Una pesadilla esta enorme concentración del infortunio.